930 092 999 664 542 131 C/Saragossa 2. Badalona 08912

La reserva cognitiva: Una defensa contra el Alzheimer

La reserva cognitiva: Una defensa contra el Alzheimer

La pregunta de por qué hay personas que desarrollan la Enfermedad de Alzheimer y otras personas que no, ha suscitado mucho interés y a la vez muchas dudas entre la comunidad científica que estudia a poblaciones de pacientes afectados por este tipo de enfermedades neurodegenerativas.

La reserva cognitiva se define como la capacidad que tiene el cerebro de reducir la manifestación de síntomas de los procesos neurodegenerativos.

El concepto de “Reserva Cognitiva” nace, además, como una tentativa de explicar las diferencias en la morfología de los cerebros en estudios post-mortem, es decir, analizando anatómicamente el cerebro de personas fallecidas. En estos estudios se vio, que había cerebros de personas con lesiones compatibles con Alzheimer que no habían desarrollado síntomas cognitivos típicos antes de fallecer. También se observo, que estas personas tenían un tamaño más grande que el resto de cerebros estudiados, por lo que se postuló la posibilidad de ser – el tamaño mayor – una protección cerebral, generando una “reserva cognitiva” que atrasaba la aparición y el desarrollo de sintomatología típica de la enfermedad, aunque ésta estuviese en una fase avanzada a nivel de lesión neurofisiológica que se observaba en los estudios post-mortem (Katzaman, 1989; Snowdon, 2003).

 

¿Qué aspectos se han definido como relevantes para explicar la Reserva Cognitiva?

  • Los años totales de escolaridad
  • El CI o inteligencia medida
  • La carrera profesional a lo largo de la vida
  • Las aficiones
  • La alimentación
  • La práctica de actividad física
  • Los hábitos de vida saludables

El estudio de estas variables es clave para la detección precoz y para la prevención o retraso en la aparición de los síntomas. Si se consigue establecer un patrón causal a través del funcionamiento de estas variables, el inicio y el uso potencial de la actividad física, los hábitos de vida, la alimentación y empleo del tiempo libre, podrían ayudar a modificar el curso y avance de los síntomas de esta enfermedad en la fase anterior a la aparición de la sintomatología.

 

Instrumentos para medir la Reserva Cognitiva

Se han hecho ya muchos estudios sobre la Reserva Cognitiva y se han desarrollado diversas herramientas y cuestionarios para medirla.

En nuestro país, en la unidad de Alzheimer y trastornos cognitivos del Hospital Clínic de Barcelona, se llevó a cabo el desarrollo de un instrumento de medida de la Reserva Cognitiva llamado Cuestionario de Reserva Cognitiva (CRC). Este es un instrumento útil y rápido de administrar. Además, está basado en la medición de los parámetros que hemos comentado anteriormente como relacionados con la reserva cognitiva.

 

Cuestionario de Reserva Cognitiva (puntuación máxima: 25).

Escolaridad

Sin estudios

Lee y escribe de manera autodidacta

Básica (< 6 años)

Primaria (≥ 6 años)

Secundaria (≥ 9 años)

Superior (diplomatura/licenciatura)

 

 

0

1

2

3

4

5

Escolaridad de los padres (marcar el de mayor escolaridad)

No escolarizados

Básica o primaria

Secundaria o superior

 

0

1

2

Cursos de formación

Ninguno

Uno o dos

Entre dos y cinco

Más de cinco

 

0

1

2

3

Ocupación laboral

No cualificado (incluye ‘sus labores’)

Cualificado manual

Cualificado no manual (incluye secretariado, técnico)

Profesional (estudios superiores)

Directivo

 

0

1

2

3

4

Formación musical

No toca ningún instrumento ni escucha música frecuentemente

Toca poco (aficionado) o escucha música frecuentemente

Formación musical reglada

 

0

1

2

 

Idiomas (mantiene una conversación)

Solamente el idioma materno

Dos idiomas (incluye catalán, gallego, euskera, castellano)

Dos/tres idiomas (uno diferente al catalán, gallego o euskera)

Más de dos idiomas

 

0

1

2

3

Actividad lectora

Nunca

Ocasionalmente (incluye diario/un libro al año)

Entre dos y cinco libros al año

De 5 a 10 libros al año

Más de 10 libros al año

 

 

0

1

2

3

4

 

Juegos intelectuales (ajedrez, puzzle, crucigramas)

Nunca o alguna vez

Ocasional (entre 1 y 5 al mes)

Frecuente (más de 5 al mes)

 

 

0

1

2

 

 

El CRC es un cuestionario que permite medir diferentes variables que potencian los mecanismos de reserva cognitiva. La reserva cognitiva se va construyendo a través de los mecanismos de plasticidad cerebral (de lo que ya hemos hablado en algún blog anterior), desde que nacemos hasta la vejez. Aunque durante la infancia se produce la mayor parte de la creación de conexiones neuronales, éstas se refuerzan y se consolidan a lo largo de toda la vida, contribuyendo a la construcción de la Reserva Cognitiva.

Este es un cuestionario breve que mide Reserva Cognitiva (con sus limitaciones), que no engloba el absoluto de las actividades cognitivamente estimulantes. Es decir, que se sabe que el uso y el entrenamiento cerebral se consigue a través de cualquier actividad que conlleve un procesamiento de la información estratégico, útil y voluntario. Por lo que os animamos a que entrenéis vuestros cerebros para ganar calidad de vida y protegeros contra el deterioro cognitivo. ¡Menos televisión y más estimulación!

 

Amalia Muñoz (Neuropsicóloga)

 

Author Info

neuroespai

No Comments

Post a Comment