El objetivo principal común, tras una cirugía, es volver a la normalidad. En la mayoría de los casos tras una intervención se ofrece un programa de rehabilitación para favorecer una buena recuperación.

Pero en muchas ocasiones los pacientes son dados de alta hospitalaria precozmente, quedando con una asistencia domiciliaria de pocos días o en algunos casos sin rehabilitación. En Neuroespai ofrecemos un servicio personalizado a las necesidades de cada persona. Para complementar y potenciar la recuperación funcional de la que se ha sido intervenido recientemente o en un tiempo pasado quedando secuelas como: limitaciones articulares, prótesis, cicatrización de heridas (adherencias), recuperar la capacidad para caminar, entre otras.