¿Qué es el Bullying? S.O.S Bullying

Cada vez nos llegan más casos de Bullying a nuestro centro Neuroespai en Badalona.

La palabra “bullying”, del inglés “bully”, cada vez nos resulta más conocida. El significado que ha adquirido la expresión Bullying significa “acoso, intimidación”. La intimidación es un comportamiento no deseado y agresivo entre los niños en edad escolar que involucra un desequilibrio de poder real o percibido. Este tipo de comportamientos se repiten una y otra vez, o tiene el potencial de ser repetido, con el tiempo. Tanto los niños que son intimidados como aquellos que intimidan a otros pueden tener problemas serios y duraderos.

 

Lo que se considera bullying, se refiere a un tipo de comportamientos hostiles, incluyendo:

  • Una desigualdad de poder: Los niños que intimidan utilizan su poder -como fuerza física, acceso a información vergonzosa o popularidad- para controlar o dañar a otros. Los desequilibrios de poder pueden cambiar con el tiempo y en diferentes situaciones, incluso si involucran a las mismas personas.
  • Recurrencia: Las conductas de intimidación ocurren más de una vez o tienen el potencial de suceder más de una vez.
  • La intimidación incluye: amenazas, difusión de rumores, agresiones físicas o verbales y exclusión social voluntaria.

 

Tipos de bullying o acoso

La intimidación verbal es decir o escribir cosas hirientes sobre una persona. Por ejemplo burlas, insultos, mofas, comentarios sexuales inapropiados, provocaciones, amenazas.

El acoso social, a veces referido como intimidación relacional, implica herir la reputación o las relaciones de alguien. El acoso social incluye: Humillar o avergonzar a alguien delante de los demás, convencer a otros niños que no sean amigos de alguien, difundir rumores sobre alguien, dejar de lado a alguien.

El acoso físico implica la agresión física o la destrucción de las pertenencias de una persona (ropa, material escolar). El acoso físico incluye: Golpear, patear, pellizcar, escupir, herir, empujar, robar o romper las cosas de alguien, hacer gestos groseros con las manos.

 

Dónde y cuándo ocurre el bullying

La intimidación puede ocurrir durante o después de las horas escolares. Mientras que la mayoría de la intimidación informada ocurre dentro de la escuela, un porcentaje significativo también ocurre en lugares como en el patio, en la entrada o en el autobús. También puede suceder en el camino de ida y vuelta a la escuela, en el barrio de los jóvenes o a través de Internet, especialmente de las Redes Sociales.

 

 

Los roles que adquieren los niños en el Bullying: niños involucrados en la intimidación

Muchos adolescentes hablan a espaldas de los otros y esto no significa que esté practicando Bullying. Hay muchos papeles que pueden adoptar ante este tipo de situaciones.

Los niños pueden intimidar, ser intimidados, o ser testigos de intimidación. Cuando los niños están involucrados en la intimidación, a menudo juegan más de una función. Es importante comprender los múltiples roles que juegan los niños para prevenir y responder eficazmente al acoso escolar.

Los roles que juegan los niños en el acoso escolar no se limitan solamente a los que intimidadores y a los intimidados. El llamado “círculo del acoso” se refiere también a todas aquellas personas que están directamente involucrados en el acoso escolar como los que activamente o pasivamente ayudan al comportamiento o se defienden contra él.

 

  • Los intimidadores: Estos niños se involucran en comportamientos de intimidación hacia sus compañeros. Hay muchos factores de riesgo que pueden contribuir a la participación del niño en este tipo de comportamientos. A menudo, estos estudiantes necesitan apoyo para cambiar su manera de actuar y abordar cualquier otro desafío que pueda estar influyendo en su comportamiento.
  • Los intimidados: Estos niños son los objetivos del comportamiento de intimidación. Algunos factores ponen a los niños en mayor riesgo de ser intimidados, pero no todos los niños con estas características serán intimidados. A veces, estos niños pueden necesitar ayuda para aprender a responder a la intimidación.
  • Niños que ayudan indirectamente en el acoso: Estos niños pueden no ser los que inician el acoso escolar o los líderes del comportamiento de intimidación, sino servir como un “asistente” para los niños que están intimidando. Estos niños pueden fomentar el comportamiento de intimidación y ocasionalmente participar en él.
  • Los niños que se refuerzan: Estos niños no están directamente involucrados en el comportamiento de intimidación, sino que dan una audiencia a la intimidación. A menudo se reirán o darán apoyo a los niños que se dedican a la intimidación. Esto puede fomentar la continuación de la intimidación.
  • Actores secundarios: Estos niños permanecen separados de la situación de intimidación. Ellos no refuerzan el comportamiento de intimidación ni defienden al niño que es intimidado. Algunos pueden ver lo que está pasando, pero no proporcionan comentarios sobre la situación para demostrar que no se posicionan en ningún bando. Aun así, proporcionar una audiencia puede fomentar el comportamiento de intimidación.

Estos niños a menudo quieren ayudar, pero no saben cómo. Habría que enseñarles a ser “más que un espectador”.

  • Niños que defienden: Estos niños consuelan activamente al niño que es intimidado y pueden ayudarles a defenderse cuando ocurre la intimidación.

La mayoría de los niños juegan más de un papel en el acoso escolar a medida que pasa el tiempo. En algunos casos, los que intimidan pueden estar directamente involucrados en la intimidación a la vez que están siendo intimidados y en otros casos pueden presenciar la intimidación y desempeñar un papel de ayuda o de defensa. Cada situación es diferente.

Es importante tener en cuenta los múltiples roles que juegan los niños, porque:

  • Aquellos que son víctimas de intimidación o acoso y que intimidan a otros pueden estar en mayor riesgo de conductas negativas y en algunos casos incluso de depresión o ideación suicida.
  • Existe una necesidad de involucrar a todos los niños en las iniciativas de prevención, no sólo aquellos que se sabe que están directamente involucrados en el acoso, ya que todos pueden ayudar a mejorar esta situación que cada vez sucede más o que cada vez más comporta consecuencias más graves.

 

¿Qué hacer?

Si sospechas que tu hijo es víctima o acosador, actúa rápidamente, ponte en contacto con la escuela, con otros padres, y no dudes en buscar ayuda profesional.

 

Amalia Muñoz (Psicóloga) 

 

 

Author Info

neuroespai

No Comments

Post a Comment